<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, noviembre 27, 2005

Domador de leones

Estudiantes 1 - Boca Juniors 3

Quizás este sea el partido más difícil de analizar en toda la campaña, por las suspicacias que lo rodeaban (al igual que River vs. Gimnasia, jugado un par de horas antes).
Estudiantes estuvo lejos de ser el león con el que lo apoda su gente; en realidad, fue un gatito casi inofensivo. Habrá que ver en cuánto influyó su gente, que definitivamente quería perder para no favorecer a su rival platense en la lucha por el título, o el gol tempranero de Ledesma, que a los 2 minutos ya le daba la ventaja a Boca.
Lo concreto es que el primer tiempo mostró una gran paridad, un mal desempeño de Boca y algunas jugadas para el equipo local, que aunque no tenía profundidad se encontraba con algunos regalitos de nuestra defensa. El más generosos de ellos fue haberle permito entrar solo a Bastía para que cabeceara marcando el empate. Pero por suerte, un minuto después llegó la devolución de gentilezas, y ante un off side mal tirado por la defensa del Pincha, Palacio estampó el 2-1.
El segundo tiempo fue otra historial. Los jugadores de Boca se replegaron, ahorraron energías y apostaban todo al contraataque. ¿Estudiantes? Casi no creo situaciones de peligro.
Sobre el final del partido, en una muy buena jugada colectiva Guillermo selló el 3-1 final. Un resultado tan justo como previsible.
Y ahora... ¡se viene la recta final! Hay que ganar en Chile para llegar a la final de la Copa Sudamericana, y el domingo, cueste lo que cueste, el domingo tenemos que ganar.

Etiquetas: