<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, junio 16, 2013

¡Ganó Boca, Papá!

Boca Juniors 1 - Arsenal 0

En el Día del Padre, ¡ganó Boca, Papá! No debería ser noticia, pero lamentablemente lo es. Ante la magra cosecha de puntos y la escasez de victorias, al margen de celebrar el triunfo podemos respirar aliviados al haber dejado el fondo de la tabla.
Miren si será malo el presente xeneize que tuvimos que generar seis o siete situaciones clarísimas de gol para convertir una sola y terminar sufriendo por un resultado que debió ser mucho más holgado. Bueno, alguno hablará de los dos goles que le anularon a Arsenal y la mar en coche, pero ya mencionaremos eso más adelante.
Boca redondeó un gran partido, donde tuvo buen manejo de pelota y superó a un rival por demás complicado. En la primera etapa no pudo convertir, y sí lo hizo Arsenal en tiempo de descuento, pero el tanto se anuló por un offside inexistente. ¿Favorecieron descaradamente a Boca? Yo diría que no, si primero hubieran cobrado que el balón salió antes del centro de Lugüercio. Luego es cierto, Furch estaba habilitado.
Ya en el segundo tiempo Boca siguió manejando bien el balón, pero recién a los 30 minutos llegó el ansiado tanto, tras una buena asociación entre Lautaro Acosta y Riquelme que Erviti terminó definiendo con un remate seco. Al rato, otra jugada para la polémica, cuando un tiro libre de Arsenal terminó en gol pero fue nuevamente anulado por offside. Esta vez, la jugada es muy finita y el delantero visitante parecía estar habilitado (en la misma línea). ¿Entonces sí perjudicaron descaradamente a Arsenal? Tampoco, porque el árbitro Germán Delfino ignoró dos penales clarísimos en favor del xeneize, uno cuando Lugüercio bajó al Burrito Martínez en el área, y el otro, gigante, cuando Braghieri atajó impunemente un remate de Román que parecía tener olor a gol.
Boca sufrió los minutos finales por no haber rematado el encuentro, y siguió perdiéndose goles increíbles (como el de Acosta con el arco libre luego de gambetear a Campestrini). Pero el pitazo final trajo tranquilidad, justicia y bochorno (con todo Arsenal prepoteando al árbitro, que tuvo un pésimo desempeño pero para los dos lados, caraduras).
Además del triunfo, párrafo aparte para la actuación de Riquelme, lujoso caño incluido a Mariano González. Al menos, un mimo al alma para ilusionarnos con que nunca más viviremos un torneo doméstico como el presente.

Etiquetas: