<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, mayo 29, 2013

Un final para el infarto

Newell´s Old Boys 0 (10) - Boca Juniors 0 (9)

Duele escribir estas líneas, pero la sensación es más de tristeza que de bronca porque Boca murió de pie. A juzgar por el andar del equipo en el semestre, honestamente, no creí que pudiéramos llegar a jugar los cuartos de final de la Copa. Mucho menos si me decían que en octavos nos tocaría Corinthians, el campeón de América y del Mundo. Y si enciman me decían que quedaríamos afuera ante Ñuls, luego de 180 minutos como los vividos, sería más escéptico todavía.
¿Saben por qué? Porque Boca fue mucho más que los rosarinos en toda la serie, sobre todo por lo hecho en los primeros 45 minutos en la Bombonera. Y si bien alguno dirá que hoy el xeneize se colgó del travesaño, o que defendimos con 11, la realidad es que aún así Boca estuvo más cerca de ganarlo. Pero esto es fútbol. En el mejor momento de Boca, luego de que Blandi reventara el palo de un cabezazo, se vino la infantil roja a Clemente y tuvimos que apostar todas las fichas a los penales.
El "mejor" equipo de Argentina, la "máquina" de Martino, manejó la pelota pero llegó sólo hasta el borde del área grande. Boca lo controló bien, pero claro, sin poder generar peligro arriba. Dará mucha tela para cortar el planteo 4-4-1-1, pero no creo que se le pueda reprochar nada a Bianchi en cuanto a la eficacia del método, ya que Ñuls fue una sombra de lo que venía siendo, y Boca vendió más que cara la derrota.
Ya en los penales, el primer indicio negativo fue ver a Román fallando el primer penal (o mejor dicho, viendo cómo se lo atajaban). Pero Orión respondió como nos tiene acostumbrado y el xeneize tuvo muchas veces la ventaja de convertir y quedar a la expectativa del yerro rival para pasar de ronda. Y allí, honestamente, nos faltó un poquito de suerte. Orión estuvo muy cerca en varias, y en otras el palo siempre ayudó a los leprosos (palo y adentro, travesaño y adentro... ¡de no creer!). Como paradoja del destino, el Burrito Martínez fue quien falló el último penal boquense (justo quien llegó como máxima estrella), y ahí sí, Maxi Rodríguez no perdonó y aseguró un lugar en semis para el conjunto de Rosario.
Mis respetos al plantel y al cuerpo técnico por lo hecho en la Copa. Ojo, no soy conformista ni mucho menos. Tengo otras expectativas y Boca es Deportivo Ganar Siempre. Pero no puedo dejar de ser honesto: no teníamos equipo para campeón y Bianchi llevó a estos muchachos al límite de sus posibilidades. Estuvimos cerca de pasar y nadie sabe qué vendría luego. Jugamos con los mejores; ninguno nos superó.
Ahora a jugar a muerte los partidos restantes por el Torneo Final. Y a apostar todos los cañones también en la Copa Argentina, porque la próxima Libertadores la tenemos que jugar sí o sí e ir por la revancha.

Etiquetas: