<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, agosto 21, 2011

Parque de diversiones

Newell´s Old Boys 0 - Boca Juniors 1

Boca está dulce y en el Día del Niño se trajo el mejor regalo del Parque: 3 puntos de oro que nos ubican en la cima del torneo (¿¡después de cuánto tiempo!?). El partido fue muy parejo y ambos conjuntos tuvieron algunas situaciones para ganarlo, pero esta vez nos tocó a nosotros hacerlo y en forma agónica, ya que restaban 3 minutos para el final cuando Pablo Mouche silenció al público leproso.
Al margen del triunfo y de la importancia lógica que significa ganar (más allá del cómo), este Boca de Falcioni está empezando a mostrar ciertos signos alentadores: el equipo aún no sufrió goles en contra, la defensa está más firme, tenemos un arquero que transmite solidez, a Román se lo ve bien físicamente y a Viatri no le pesa la mochila que dejó un ídolo como Palermo. OK, de los 3 partidos se podría decir que sólo contra Unión el equipo apareció en todo su esplendor, pero en ninguno de los otros encuentros se lo notó superado ni le quedó holgado el resultado.
Para mejorar, creo que hay bastante. A Walter Erviti le cuesta demostrar la clase de jugador que es (al menos por lo que vimos en otros clubes) y pienso que debemos atacar más y mejor, lo cual por un lado implica tomar más riesgos pero por otro garantizar este equilibrio que el DT tanto pregona.
Es muy temprano para ilusionarse, amigos. Pero si tenemos en cuenta nuestros pasados arranques de campeonato, los números cosechados y la solidez del equipo (versus un año atrás), quién le puede prohibir al hincha xeneize dar rienda suelta a esa fantasía de campeón que tanto nos desvela. Se vienen dos clásicos apasionantes, y tanto San Lorenzo como Independiente serán una buena prueba para ver si esta ilusión tiene sustento o fue más bien todo un espejismo.

Etiquetas: