<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, marzo 01, 2009

La lluvia trajo alivio

Boca Juniors 3 - Huracán 1

¡Bendita lluvia la que apagó la sequía de triunfos en nuestra querida y mítica Bombonera! Sin jugar bien, pero con el oportunismo de nuestros delanteros de área, nos quedamos con tres puntos de oro que más que acercarnos a la punta evitan que nos alejemos demasiado.
Fue una lluviosa tarde de regresos. En primer lugar, el de Palermo al once titular. En segundo lugar, el del propio Titán con el gol, su número 195 en Boca, que lo ubica como el máximo artillero xeneize en la historia del profesionalismo. Y por último, el de Lucho Figueroa, que volvió a ponerse nuestra casaca y a facturar por duplicado.
Pero como dije al principio, no fue muy buena la producción boquense. En el primer tiempo Huracán nos superó. Damián Díaz no anduvo bien y tuvo que salir reemplazado en el entretiempo. Y el mediocampo sintió bastante la ausencia de Battaglia, amo y señor de ese sector. Recién en los últimos minutos de la primera mitad pudimos generar un par de situaciones de peligro para mover un poco al portero visitante, hasta entonces un espectador de lujo.
En la segunda mitad las cosas no parecían modificarse y a medida que pasaban los minutos aumentaba la desesperación de Boca y Huracán inquietaba más con cada contra. Pero apareció el distinto, el gran goleador del fútbol argentino, el héroe de mil batallas. Y tras una buena maniobra de Mouche y una gran asistencia sin pelota de Gaitán, empujó el balón para batir un record y encaminar un triunfo. Al rato, Figueroa reemplazó a Palermo y vaya si pagó con creces la confianza del técnico: mandó adentro una de las primeras que tocó (imposible no mencionar la gran asistencia de Riquelme, de irregular actuación). Quedó tiempo para la angustia con el descuento quemero y el desahogo con el segundo de Figueroa. Y claro, para el delirio de La 12, empapada de pies a cabeza bajo una torrencial lluvia con granizo.
Para destacar: la gran actuación de Julio César Cáceres. Sin lugar a dudas, el mejor partido del paraguayo con la camiseta xeneize.
Se ganó. Pero hay que reconocer que no fue un buen partido y que al resultado quizás le sobra un gol de holgura. Habrá tiempo para mejorar, pero ahora, a celebrar que la casa volvió a estar en orden.

Etiquetas:

1 Comentarios:

Publicar un comentario

<< Home