<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, mayo 04, 2008

Papá volvió de vacaciones

Boca Juniors 1 - River Plate 0

Volvió papá y se acabó lo que se daba. Ya en el verano los plumáceos habían tenido una muestra de que su "rachita" era historia y que pronto las cosas volverían a la normalidad. Y hoy, por los puntos, los jugadores de Boca representaron fielmente nuestros colores, dejaron la vida en la cancha y desplumaron a las gallinas.
Muchos factores podemos mencionar a la hora de justificar el triunfo xeneize. En primer lugar, la actitud de los jugadores: pusieron todos los huevos del mundo. También podemos destacar la firmeza de la defensa (apareció cuando más la necesitábamos), el corazón de Battaglia, la astucia de Riquelme, los pulmones de Palacio, la garra de Morel y al glorioso y siempre presente Jugador Nro. 12.
Del otro lado, se acabaron muchas mentiras. Porque el "audaz" Simeone dejó en el banco a Abreu y a Ferrari, poniendo en su lugar a un rústico central como Gerlo. Es fácil imaginar la charla técnica: "Muchachos, a colgarse del travesaño que el puntito vale oro". ¿Buonanotte? Lo sacaron para cambiarle los pañales. ¿Ortega? Estuvo pensando en la Copa (de vino). ¿Tuzzio? No cabeceó ni una pelota por miedo a pincharla con los cuernos (por suerte, ya no es el único cornudo del plantel gracias a la llegada del DT). ¿Falcao? Se olvidó de la Biblia y pegó una patada que era para roja directa. ¿Alexis Sánchez? Todos pensamos que era morochito, pero se lo vió más pálido que a su camiseta.
Ni bien el árbitro pitó el inicio del partido, fue fácil darse cuenta qué equipo quería ganar. Boca salió con más determinación, aunque la primer jugada clara la tuvo al cuarto de hora: Palacio quedó mano a mano pero Carrizo la mandó al córner. Por suerte para el bahiense y para todos los xeineizes, no hubo mucho tiempo para lamentos. Riquelme mandó un centro preciso y Battaglia la mandó adentro... ¡bien adentro! (vos me entendés, gallina). Además del buen cabezazo de Sebastián y del preciso envío de Román, lo que vale la pena destacar es la inteligencia del enganche: llamó a Palacio simulando jugar un córner corto, sacó a dos plumáceos de su área y mandó el centro cuando había pocos defensores visitantes. Y después dicen que Riquelme es lento... ¡por Dios!
De allí en más, el partido fue un monólogo. Boca cuidaba con uñas y dientes el resultado, River quería pero no podía y la sensación era que en cualquier momento acertábamos una contra y abrochábamos a los plumáceos. La única situación de peligro que generó el millonario en todo el partido fue a cinco minutos del final, cuando un cabezazo de Abreu se fue por encima del travesaño. El resto, todo de Boca, tanto por fútbol (lo poco que hubo) como por actitud (eso sí que sobró en nuestro bando).
Final: 1-0 y delirio, festejo, locura. Volvimos a atender a nuestros hijos, y por un buen tiempo la van a tener bien atragantada (digo, la espina de haber perdido un superclásico... ¿qué pensaron?). Ahora el miércoles se viene otra final por la Copa: la revancha de octavos contra Cruzeiro. Si el equipo se recupera físicamente, la fiesta puede prolongarse por un tiempo más.


Los trapos de papá. A continuación, las mejores banderas bosteras, gentileza de los amigos de La Mitad Mas 1.

Etiquetas:

1 Comentarios:

  • Muy bueno el comentario, y es cierto, volvió Papá, pero de unas MUY CORTAS vacaciones, cuanta razón tenía el Patrón Bermudez, ven
    la camiseta y se ponen pálidos.
    A disfrutar boquenses.

    Por Anonymous PINCEL | 4:21 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home