<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, mayo 02, 2007

El Gato volador

Boca Juniors 3 - Vélez Sarsfield 0

El título es complaciente y hasta chistoso si se quiere con el arquero velezano que hoy no se destacó por sus atajadas sino por una patada voladora al mejor estilo Jackie Chan. Lo de Sessa no tiene nombre. De milagro, Rodrigo Palacio, víctima de la locura del portero de Liniers, sólo terminó con cortes en el rostro. Pero el resultado pudo haber sido mucho más grave.
Hasta ese momento (quizás el que pueda definir la suerte de la serie) se estaba jugando un partido tenso, nervioso, donde Boca era superior y ya ganaba 1-0 a través de un golazo de Riquelme. Hasta que llegó un pelotazo frontal que Palacio fue a buscar por inercia, ya que la pelota iba cómoda para el arquero. Pero el 1 visitante saltó, capturó el balón y con el pie derecho arrojó una terrible patada a la cara del delantero xeneize, cuyo rostro quedó sangrando y mostrando los rastros de los tapones. ¡Increíble! El árbitro no dudó: penal y expulsión (como corresponde). Los jugadores velezanos protestaron (como buenos llorones, pidiendo vaya uno a saber qué) y de allí en más se dedicaron a defenderse y ensuciar el partido. Pero Palermo mandó el penal a las nubes y el primer tiempo se cerró solamente 1-0 (con Boca dominando a voluntad y aprovechando la superioridad numérica).
De cara a la segunda mitad Boca tenía una misión: aprovechar el momento y marcar más goles, pero por sobre todas las cosas, no recibir ningún tanto, ya que el gol de visitante pesa (y mucho). Así fue que el xeneize dominó a placer, pero el gol no llegaba. Cardozo hacía todas mal y el equipo no podía usufructuar el gran partido que estaba haciendo Riquelme (otro más, y van). Hasta que la segunda conquista trajo un gran alivio: Palermo, de flojo nivel, metió un cabezazo bárbaro que besó la red. Un 2-0 ya era otra cosa. Pero la frutilla del postre llegó al final, tras una gran proyección de Clemente Rodríguez y una mejor habilitación del Román para que el propio lateral marque el tercero.
Boca sacó un resultado bárbaro. Tres goles no son pocos, pero lo mejor de todo, se mantuvo el cero en el arco propio. De todas formas, partidos son partidos y la serie no está liquidada: aún faltan 90 minutos en Liniers.

Etiquetas:

1 Comentarios:

  • Jubilación compulsiva YA al Gato S.!

    Por Anonymous El Zar de Copas | 9:13 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home