<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, mayo 09, 2007

Chau Vélez

Vélez Sarsfield 3 - Boca Juniors 1

Se sufrió, se aguantó, se luchó, pero se pasó de ronda. Boca ya está en cuartos de final y nuevamente es el único equipo argentino que se mantiene con vida en el máximo torneo continental.
El local jugó un gran primer tiempo y ahogó al xeneize por todos lados. El gol de Zárate trajo nervios a la colmada tribuna boquense, pero el empate pareció calmar las aguas (precioso corner de Riquelme que un jugador velezano rozó y venció a Peratta). Sin embargo, la polémica expulsión de Ledesma y el segundo gol de Vélez alteró el ritmo cardíaco de los xeneizes. Llegó la hora de irse al descanso con el score 2-1.
Ya con un hombre menos, la misión de Boca para la segunda mitad era aguantar y evitar más goles (por el gol de visitante, Vélez necesitaba un 5-1 para eliminarnos). Y ahí aparecieron dos hombres (con mayúsculas): Caranta y Riquelme. El 1 sacó todo lo que le tiraron (o casi todo, ya que Ocampo anotó el 3-1 final). Y el 10 se calzó el overol, corrió, aguantó la pelota y se puso el equipo al hombro.
Boca pasó con algo de sufrimiento, pero también hay que reconocer que hoy los palos nos negaron varios goles. Lo más preocupante: el nivel de la defensa. Ahora se vendrá Libertad de Paraguay, un rival muy duro. La clave será mantener el cero en el partido de ida (en la Bombonera) y de visitante hacer lo que este equipo más siente: salir a atacar y marcar goles.

Etiquetas: