<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, abril 18, 2010

¡Te extrañamos Román!

Gimnasia 1 - Boca Juniors 0

Duró poco el oasis y Boca volvió a la realidad. Pensar en dos victorias seguidas o en triunfar como visitante parece mucho para este opaco presente xeneize. Y si no juega Román, la cosa se hace más cuesta arriba, de eso no hay dudas.
Fue pobre lo de Boca durante todo el encuentro, pese a que pudimos haber empatado si el cabezazo de Marino no pegaba en el poste o si Beligoy cobraba alguno de los tantos penales que le hicieron a Gaitán. ¿Complot? ¿Mala suerte? La verdad, este equipo no necesita que lo tiren al bombo porque se empeña en servirle en bandeja los partidos a los rivales.
Pero se habló mucho en la previa y se seguirá hablando más en la semana de un tema que nos duele mucho a la familia boquense, ya que dos de sus próceres contemporáneos están enfrentados abiertamente. Riquelme y Palermo son dos ídolos, dos indiscutibles, y son parte viviente de la historia de Boca. Son de esos jugadores de los que uno le podrá hablar a los nietos. Por eso nos duele tanto esta situación, aún más que varias de las derrotas de este campeonato. Acá no hay uno bueno y uno malo; el ego de ambos ha generado una situación que parece irreparable. Déjense de joder, enciérrense en una pieza y arreglen sus cosas. Los enemigos tienen que estar de la puerta para afuera, no dentro de la familia xeneize.
A esta altura sólo queda terminar el torneo de la manera más decorosa posible. Se viene San Lorenzo y luego Independiente. ¡Vamos muchachos! Ganemos los dos clásicos y terminemos esta pesadilla con una sonrisa. Esa sonrisa que se merece el verdadero hincha de Boca, el verdadero Jugador Nro 12.

Etiquetas: