<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, octubre 08, 2006

Aunque ganes o pierdas...

River Plate 3 - Boca Juniors 1

... no me importa una mierda, sigo siendo bostero, porque a Boca lo quiero... ¡porque a Boca lo quiero!
Es así, amigos. Habrá que soportar a las gallinas que saldrán de sus escondites, y a todos los anti-Boca. Porque en Argentina, o sos de Boca o sos anti-Boca: los demás no existen.
Se perdió, se jugó mal, sobró actitud, faltó fútbol y algo de suerte, pero a no llorar: no somos Passarella para poner excusas arbitrales (¿hablará hoy de las jugadas dudosas que pitaron a su favor?).
Estos jugadores ganaron los últimos 5 torneos que jugaron y tienen todo mi apoyo. ¡Los banco a muerte! Y el técnico deberá trabajar mucho para ganarse mi cariño, pero no encontrará en este humilde servidor a un detractor sin darle su merecida chance.
Hoy el 49% del país estará festejando la derrota xeneize, y de yapa, que se puso más interesante el campeonato. Mañana se vendrán los afiches; que vengan, que me la banco. Como se bancó Boca la presión de ser el verdadero orgullo nacional, único responsable de que en los últimos años los brasileros no tuvieran la hegemonía continental. ¿U otro equipo puso los huevos que a nosotros nos sobran para levantar títulos? Con esos mismos huevos voy a salir a la calle a gritar: ¡soy bostero!
En cuanto al partido, hay que empezar resaltando el gran marco que había. La tribuna visitante colmada, teñida de azul y oro, con bombos, banderas y telones. La local no quiso ser menos y había mucho rojo por todos lados. ¿Tendrá algo que ver el flamante Romance Mundial?
El primer tiempo arrancó muy friccionado y fueron los plumáceos quienes avisaron con un remate de afuera que se estrelló en el palo. Todo era muy parejo y Boca intentaba salir siempre jugando desde el fondo. Esa parece ser una de las marcas registradas de La Volpe, pero lamentablemente hoy nos costó el primer tanto. Bobadilla le entregó una pelota comprometida a Silvestre, lo atoraron y River ganó una infracción al costado del área grande. Y de ese centro llegó el gol gallina. Increíble el regalo que le dimos a nuestros hijos.
Parecía que iba a nacer otro partido, pero no fue tan así. En cuestión de minutos, gran pase de Gago a Palacio para que la joya defina alto ante la salida de Carrizo. 1-1. Y de ahí hasta el final de la primera parte, Boca fue más. No mucho, pero más.
Sin embargo, el segundo tiempo fue para el olvido. Boca repitió distracciones y errores defensivos, y en este partido los pagó. Primero, con todo el equipo jugado en ataque, sufrimos la mala fortuna de que el remate de Palermo rebote en un jugador millonario y se genere un letal contragolpe. El rebote fue fortuito, pero que nos agarren tan mal parados no puede serlo.
Lo tuvo Boca en la siguiente, pero esta vez, y en dos ocasiones, el travesaño nos negó el empate. Increíble. Se veía que no sería nuestra tarde. Y para colmo de males, un nuevo contraataque plumáceo le permitió a Farías anotar el tercer tanto ante una muy mala salida de Bobadilla.
Quedaban algunos minutos, pero la expulsión de Silvestre por doble amarilla fue el telón final para un día gris.
En Boca se destacó Palacio, que cada vez que tuvo la pelota demostró por qué es el delantero más desequilibrante del fútbol argentino. Y seguramente fue una tarde para olvidar la de Dátolo, Cardozo y Bobadilla.
Amigos xeneizes, siempre duele perder un superclásico, pero no hay que dramatizar. El presente bostero dista mucho de ser desalentador y todavía seguimos en la cima del torneo. El tricampeonato, tanto local como de la Sudamericana, sería una buena forma de desahogarse.
Y a las gallinas, ¿qué puedo decirles? Si quieren festejar, les puedo prestar una Copa. Eso sí, el vino pídanselo al borracho de Ortega.

Etiquetas:

4 Comentarios:

  • Excelente analisis como siempre. Vamos Boca, carajo!!!!!!
    Saludos.

    Por Anonymous Claudiobar | 1:06 a.m.  

  • Querido Balta!! solo te voy a decir una cosita!! LES GANAMOS 3-1 y pudo ser peor!!! jajajaja!! :)

    Te quiero!

    Por Blogger Solech.- | 11:13 a.m.  

  • Sole... yo también te quiero... ¡como un padre quiere a su hija! ;)

    Por Blogger Campeón de Boca | 8:14 p.m.  

  • Hola amigos... creo que es un análisis poco objetivo, pero me gusta tu sinceridad, jajaja... reconozcamos que jugaron mejor y se llevaron un partido más que merecido... ahora... si van a festejar todos los partidos como el domingo... no me quiero imaginar lo que van a hacer cuando salgan campeones!!! (el dia que Boca decida retirarse del futbol profesional)
    Saludos

    Por Blogger Martin | 5:08 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home