<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

jueves, septiembre 28, 2006

Pudo ser peor

Nacional (Uruguay) 2 - Boca Juniors 1

Seguramente el debut de Boca en la Copa Sudamericana 2006 no fue el soñado. Y tampoco el de La Volpe en competencias internacionales con el xeneize. Pero la sensación que me queda es que pudo haber sido peor; más aún, recordando que a los 25 minutos ya perdíamos 0-2 y acababan de expulsar a Palermo.
No hay que ser alarmistas, ya que veníamos de 7 meses sin derrotas. Y jugar en el Centenario nunca fue fácil. Pero... ¿qué pasó? ¿por qué fue tan flojo el primer tiempo bostero?
La primera mitad de Boca, o al menos los 30 minutos iniciales, fueron de lo más pobre del año. A mi juicio, mucho influyeron las lesiones que obligaron a improvisar jugadores en puestos a los que no estaban acostumbrados, y fundamentalmente, el esquema de 3 en el fondo. Cuando un central juega pegado a la raya no se acostumbra a tener poco campo de acción, y además, es difícil que pueda actuar como carrilero y tirar buenos centros.
Los goles de Nacional fueron dos baldazos de agua fría, y la expulsión de Palermo, un paquete entero de caramelos Halls. Por suerte, a los pocos minutos hubo una acción que cambió el curso del partido: criminal planchazo de Viana sobre el debutante Bertolo. Ya es común ver a los uruguayos jugando con mala leche, tirando codazos, golpes o provocando a los rivales (fue claro el manotazo en el trasero a Palacio, que por suerte no reaccionó).
Se extinguía la primera mitad y en el descuento apareció la gran figura del partido: Palacio. Primero, generando una infracción cerca del área; y luego, cabeceando el centro de ese mismo tiro libre para marcar el 1-2 y gritarlo con alma y vida: ¡gol de visitante!
El segundo tiempo mostró a otro Boca. Nada brillante, pero mucho mejor parado, llegando al arco rival con peligro y haciendo méritos para que el partido hubiera terminado 2-2. El empate no llegó por varios motivos: la mala suerte, los buenos reflejos del arquero local y esa inexplicable acción donde Silvestre no pudo empujar el balón a centímetros de la línea.
Si bien se perdió, el crédito y la clasificación están abiertas. Las matemáticas dirán que con 1-0 de local pasamos de ronda (gracias a nuestro gol de visitante). Pero la realidad indica que aún falta mucho trabajo para acomodarse al modelo que pretende La Volpe y generar esa sensación de imbatibilidad que tenía el Boca de Basile.

Etiquetas: