<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, abril 16, 2006

Por una cabeza

Boca Juniors 1 - Arsenal 0

Por una cabeza, toda la locura. No hablo del tango de Gardel, sino de la rubia testa de Martín Palermo que, con un poquito de fortuna, convirtió el tanto de la victoria xeneize que nos ubica en lo más alto del Torneo Clausura 2006.
Y si hablamos de tango hay que hablar de sufrir. Porque el primer tiempo de Boca fue un espanto, de lo peor del año. El equipo estaba lento, errático y no llegó nunca con peligro. Palermo estático, Gago impreciso, a Palacio no le salía una, Insúa jugaba en cámara lenta... ¡muy flojo! Arsenal no había hecho demasiado, pero estaba mejor parado e insinuó algo más.
Era de imaginar un gran lavado de cabeza a los jugadores xeneizes en el entretiempo, porque hoy más que nunca, había que ganar o ganar.
El arranque del segundo tiempo tampoco fue bueno. Si bien Boca tenía que salir y moverse más, el equipo seguía sin aparecer y muy lento. Todo esto hasta los 20 minutos de ese período.
En la parte final del partido, Insúa empezó a levantar su rendimiento, y con él, todo Boca mejoró. Pases más rápidos, algunos desbordes, cambios de ritmo y empezaron a llegar las primeras situaciones de gol. Algunas muy claras, otras no tanto. ¡Pero esa era la actitud que el hincha pedía!
Y cuando Boca empezaba a hacer méritos para abrir el marcador, Palermo infló la red de cabeza tras un buen centro cruzado de Krupoviesa. Con muy poco, Boca llegaba a la punta. Realmente, yo temía pasar los sobresaltos típicos de todos los partidos cerrados, pero a decir verdad, allí se vio la mejor versión xeneize. En el cuarto de hora final tuvimos varias situaciones clarísimas de gol como para bajar la persiana, aunque con el pitazo final, el 1-0 era un gran resultado (sobre todo por cómo pintaba la mano).
Pasó una final y quedan cuatro. Si jugamos como en el segundo tiempo, tendremos el título muy cerca (pese a contar con un fixture mucho más complicado que nuestros rivales). En cambio, el primer tiempo de hoy es para que el Coco lo analice en detalle, ya que no siempre se pueden ganar partidos regalando 45 minutos.

Etiquetas: