<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

miércoles, septiembre 07, 2005

Indefenso

San Lorenzo 3 - Boca Juniors 2

Hoy por hoy, Boca es un equipo indefenso.
Todavía no entiendo cómo pudimos dejar 3 puntos de oro en el camino ante un rival que hizo un planteo mezquino y que encontró tres goles sin buscarlos. Tampoco entiendo cómo puede ser que teniendo el mejor plantel y la mejor defensa, nombre por nombre, el equipo sea tan flojo atrás.
El partido arrancó pobre, aburrido, con dos equipos inofensivos. Con el paso de los minutos, Boca empezó a mejorar y ganó de a poco el mediocampo, pero sin llegar con claridad (ni sin ella) al arco local. De repente, en una jugada aislada y luego de un claro penal no sancionado a Insúa, Delgado aprovechó un rebote y con sus clásicos tres dedos rompió la paridad.
"Listo, ahora a manejar el partido y ajustar la marca" pensaba frotaba mis manos de tela. Pero no, mi intuición de muñeco falló una vez más y a los dos minutos tuve que soportar el empate cuervo.
¿Cómo puede ser que cuándo convertimos no aguantemos un resultado ni 5 minutos? ¡Ya nos pasó contra Central y hoy de nuevo! Con lo que cuesta hacer goles, no podemos ser tan giles de distraernos y permitir que nos conviertan tan rápido, sin siquiera haber podido enfriar el partido o aprovechar una sola contra.
El resto, la misma historia de siempre. Córner y segundo gol de San Lorenzo, luego una segunda etapa donde nos vuelven a marcar un tanto, y a salir a lo loco a buscar el descuento. Un descuento que llegó de los pies de Palermo, pero que no alcanzó, porque en los minutos finales Boca careció de claridad.
Por más que duela, hay que reconocerlo: si Boca no ajusta ya mismo la defensa y si no se pelea cada pelota dividida como si fuera la última, no tendremos otra Copa para brindar a fin de año. Y el equipo de los sueños se convertirá en una pesadilla.

Etiquetas: