<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d12082642\x26blogName\x3dCampe%C3%B3n+de+Boca\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_419\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://campeondeboca.blogspot.com/\x26vt\x3d987986349729691669', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Campeón de Boca

domingo, agosto 06, 2006

Tricota

Boca Juniors 3 - Banfield 0

Boca arrancó el camino al tricampeonato con una clara victoria sobre Banfield.
El libro del Apertura 2006 tenía cómo primer capítulo al siempre molesto equipo del sur, pero el xeneize no acusó recibo de las bajas (Insúa, Bilos y el Pato) y redondeo una gran actuación colectiva e individual.
De arranque nomás, nos perdimos tres claras situaciones de gol. Pero claras, claras. Primero un cabezazo de Palermo en el palo, luego un remate apenas desviado de Marino y finalmente una gran jugada de Palacio que culminó en un remate bien controlado por el arquero visitante. En los primeros 20 minutos, Boca fue una maquinita: ¡sólo faltaba el gol! (ni más ni menos). Los minutos finales del primer tiempo fueron un poco más parejos, pero la sensación era que el tanto bostero llegaría en cualquier momento.
En el arranque del segundo tiempo el trámite era más dividido, pero Banfield no llegaba: Aldo Bobadilla, flamante arquero xeneize, era un espectador de lujo. Y a los 12 llegó la justicia al estadio Alberto J. Armando: tras pase de Palacio, el gran goleador del fútbol argentino, Martín Palermo, abrió el score. Premio merecido para Boca y en particular para el Loco, quien luego de una complicada semana por motivos personales pidió jugar y tuvo su desahogo.
Como es costumbre en este Boca del Coco, el equipo siguió buscando el arco rival para sentenciar el partido. Y la tranquilidad llegó de los pies de Battaglia, tras un corner bien ejecutado. Sólo quedaba tiempo para que Martín sellara el marcador, se fuera envuelto en una gran ovación y la gente se anticipara a los festejos por el Día del Niño:

La 12 cantó:
Otra vez será,
otra vez será,
otra vez será, gallina,
otra vez será.

Amigos, ¿¡cómo no ilusionarse!? ¿¡cómo no soñar a lo grande con estos jugadores y cuerpo técnico con tanta hambre de gloria!? El camino es largo, es verdad, pero parece que tenemos la brújula.

Etiquetas: